fotógrafo

Acompañar es mi filosofía, mi forma de enfocar el trabajo como fotógrafo.

Desde mi experiencia como psicólogo y terapeuta gestalt, mi mirada es curiosa, sensible, y respetuosa. Soy un enamorado de las personas y de la conexión, y no entiendo el acompañamiento fotográfico sino es desde el corazón, desde el mimo a cada proceso y a cada único ser que se sitúa ante mi cámara.

Soy consciente de que no es sencillo ser mirado. Por ello me gusta mimar todo el proceso, desde el contacto previo hasta la propia sesión fotográfica, buscando más allá de un resultado en forma de fotografías con el que te sientas satisfecha-o e identificada-o, una experiencia que no olvides.

En mis acompañamientos como fotógrafo, sea para recordar lo cotidiano, sea para asomarnos a un proyecto personal, sea para captar el ambiente que hubo en un evento, curso… esté junto a una pareja, una familia, un grupo de amigos, trabaje en una boda, un festival musical, un taller de yoga, sea cual sea el contexto en el que se desarrolle, la esencia del acompañamiento es la misma.

En las sesiones me gusta acompañar sin prisas, estando en presente, a la escucha, abierto, pues confío en que delante de mi ocurrirá algo que me asombre y que me toque. Me gusta acompañar lo que está vivo, lo que se da en ese instante y es de verdad.

Aún partiendo de esta misma esencia, he dividido los acompañamientos fotográficos que realizo en cuatro subtipos, que implican distintas necesidades y por ello, variaciones en la aproximación y el trabajo.

Íntimo y cotidiano

Íntimo y cotidiano

Intimidad

Marca personal

Marca personal

Singularidad

Eventos

Eventos

Ahoras

A cambio de viajar

A cambio de viajar

Instantes